15.11.07


Pareciera que es mejor seguir con el show del perrito muerto que pararse y declararse vivo. Pareciera, pero no vamos a hacerlo. Tendrá que existir otra manera de lidiar con esto de los osos y las pirañas y los huesos rotos y las maldiciones. Si, no mas show, no mas trucos, no mas ases bajo la manga (los mas pasivos los tengo yo). Esta semana la cabeza me da vueltas y pide refugio en lugares neutros y tranquilos. La música sigue acompañando y los sueños raros que hablan de lo que no percibo. Las gafas rotas, el hospital de locos, la posibilidad de hacerse invisible, la charla con mi padre. Gallo rojo, gallo negro: Un cotillón de plumas y dinero / uno está rengo, el otro ciego /y nadie sabe cuál va a caer primero /los dos son rojos, los dos son negros.

1 comentario:

juanmosquera dijo...

...si vienes de viaje entonces recuerda que mi corazón también es tu casa y llevo entre mis manos varios abrazos con tu nombre...