25.1.10

Erase una vez Trent Reznor y yo......

Fue hace ya como 13 años.  Amor a primera vista con un grupo que me presentaba mi hermano por ese entonces llamado Nine Inch Nails.  De ahí empezó mi gusto por aquel género (soy pésima para esto de los géneros musicales) que se llama "industrial".  Y si, indiscutiblemente ahora me he vuelto mas "soft" y mas abierta a otras cosas.  Pero es inevitable volver a oir esto y sentir la misma emoción de entonces.






21.1.10

Mi ojo derecho está haciendo pataleta.  Decidió ver doble y ayer entré un poco en pánico.  Y mientras vuelvo a hablar con mi oftalmologo, los dejo con este video (cortesía de mi amigo pink) que me acaba de revivir un viejo amor de adolescencia (Michael Stipe).


20.1.10

Banda Sonora de la semana.

t h e r e   w i l l   b e   b l o o d 
banda sonora por Jonny Greenwood, que para quienes no se les hace familiar el nombre, es el guitarrista de Radiohead.
Lo demás es solo oírlo.  (y por supuesto ver la película, recomendadisima)






Y aquí el link para quien quiera descargarlo


 

18.1.10

¿cómo es posible que en 4 días de repente lo que venia siendo un año tranquilo se llene de tristeza, rabia, hipocresía, mierda y mas mierda y todo de partes diferentes?  increíble, pero cierto.

hoy al menos ya doy por resuelto (unilateralmente) uno de los asuntos, ahora necesito que sea viernes para saber que hacer respecto a otras cosas.


17.1.10

De muertes, afectos y apegos.

Pensé que el primer post de este año iba a ser un poco el recuento del año 2009, y si, sé que lo iba postergando pero estaba segura que tarde o temprano iba a decirlo casi todo. Pero el viernes fue un día extraño y las palabras que de repente no querían salir, comenzaron a fluir. Tal vez porque no quiero tragarme nada, tal vez porque es domingo y los domingos suelen ser difíciles.......

El viernes me encontré a un muerto. Uno que decidió morirse una mañana cualquiera de una gripa infeliz y de una situación absurda. No esperaba verlo, hace rato que había comenzado su duelo y aunque a mi me cuestan las separaciones, el desprenderse, la onda jipi de la voluntad cósmica del universo, a este en particular decidí extrañarlo un ratito y nada mas. Lo quería mucho si, pero no estaba de ánimo para cargar con las estupideces ajenas. ¿por qué llorar a alguien que la mejor forma que encontró para lograr su recompensa fue convertirse en un kamikaze e inmolarse entre unas frases mal dichas? ¿por qué extrañar a alguien que entrega tu cabeza por qué no cree en la posibilidad del entendimiento? La desilusión y la rabia ayudan bastante a disfrazar el vacio. Y una vez eso pasa y uno ve el gran abismo, uno ya está del otro lado y confieso que siento tristeza de que él sea un muerto, pero no voy a ir a llevarle flores. A él se le manifestaba el amor cuando solía y quería ser alguien en mi vida, sea lo que signifique eso, porque poco me importa darle un nombre. Y si él puede morirse y reencarnar en su vida perfecta, yo también puedo seguir con la mia y mirar cada vez menos hacia atrás. Suena infantil, pero me cansé de sostener afectos que no puedo ver y creer que por eso existen. Aun así, me alegro encontrarlo, aunque fuera para inmediatamente decirle adiós.

El viernes operaron a Tsunami, pero murió una hora después. Tsunami era uno de mis 4 perros. Tal vez el muerto que vi apenas unas horas antes, auguraba la otra muerte y yo no supe descifrarlo. En mi lista mental, Tsunami es un perro más que muere de los que han pasado por mi vida y sigo sin que eso me afecte menos. No puedo evitar llorar y sentirme profundamente triste, no me sirven los consuelos de "pero es solo un animal", porque así son los afectos. Cada quien tiene los suyos y no hay necesidad de justificarlos. Había sido una semana complicada para ella, pero había la esperanza de la mejoría tras la operación y uno por lo general, prefiere creer en esas esperanzas. Pero el panorama era otro, y simplemente no resistió. La "chuna" era una perra bipolar. Mientras se encontraba en el patio se mostraba como una fierecilla loca que le encantaba intentar destrozar tu pantalón y tus zapatos, cazar chuchas y meterlas como muñequitas de trapo a su guacal. Pero una vez estaba en la casa, se comportaba como una perra educada que podía acompañarte sin destrozar nada a su paso. Comía desaforadamente y tenía sobrepeso. Además de haber sido la única perra que soportó el caracter y el voltaje de Taiky (otro de mis perros), un bullterrier incansable, con problemas para medir la fuerza y con esporádicos episodios de depresión (es en serio). Finalmente, entre bullterriers se entienden y así se convirtieron en pareja inseparable. Ahora Taiky vuelve a quedar solo y me pregunto que estará pensando él de todo esto. Después de todo, fueron casi 8 años de vida juntos.