16.2.10

Entre lo macabro y lo ridículo.

Extracto auténtico de un manual escolar católico de “ECONOMÍA DOMÉSTICA PARA LAS MUJERES” publicado en 1960.

Asegúrese que la cena esté lista

Prepare las cosas de antemano, la tarde anterior si es necesario, con el fin de que un delicioso plato lo espere al regreso del trabajo. Es una forma de hacerle saber que usted pensó en él, y que le importan sus necesidades. La mayoría de los hombres tienen hambre cuando vuelven a la casa y la idea de una buena comida (particularmente su plato favorito) hace parte del recibimiento caluroso que necesita.

Esté lista

Tómese quince minutos para descansar con el fin de estar relajada cuando él llegue. Retoque su maquillaje, recoja su cabello, y esté fresca y afable. Él pasa el día en compañía de gente sobrecargada de preocupaciones y trabajo. Sea emotiva y un poco más interesante que esta gente. Debe encontrar tranquilidad después de su dura jornada, y es uno de sus deberes asegurarse que lo haga.

Arregle el desorden

Haga una última revisada por todas las alcobas de la casta justo antes que su marido entre. Arregle los libros escolares, los juguetes, papeles, etc. y pase un trapo para recoger el polvo de los muebles.

Durante los meses más fríos del año

Es su deber preparar y prender la chimenea, frente a la cual él podrá relajarse. Su marido tendrá el sentimiento de haber llegado a un puerto de reposo y orden, y eso la tendrá contenta a usted. En definitiva, velar por el confort de su marido le proveerá una inmensa satisfacción personal.

Asegúrese de reducir el ruido lo más posible

En el momento de la llegada, elimine todos los ruidos de la máquina de lavar, la secadora, la aspiradora, etc. Trate de que los niños estén callados y calmados. Esté muy contenta en el momento de verlo. Recíbalo con una calurosa sonrisa y muéstrele la sinceridad de su deseo de satisfacerlo.

Escúchelo

Puede ser que usted tenga miles de cosas importantes para decirle, pero el momento en que él llega a la casa no es el momento oportuno para hacerlo. Déjelo hablar a él primero, acuérdese que sus temas de conversación son siempre más importantes que los suyos. Asegúrese que la velada sea todo acerca de él.

No se queje jamás cuando llegue tarde a la casa

Se sale a comer o para ir a otros lugares de entretenimiento sin usted. Al contrario, trate de asegurarse que su hogar sea un puerto de paz, de orden y tranquilidad, donde su marido pueda relajar su cuerpo y su espíritu.

No lo reciba con sus quejas y problemas

No se queje si llega tarde a la casa a comer, o si no llega a dormir a la casa. Tómelo como un problema menor, y tenga consideración por lo duro que pudo haber sido su día. Cuando finalmente llegue, instálelo cómodamente. Propóngale que se relaje en un sillón confortable o que se extienda sobre su cama en la alcoba. Prepárele una bebida refrescante o caliente. Arréglele las almohadas y propóngale quitarse sus tirantas. Hable con voz suave, relajante y complaciente. No le pregunte sobre lo que hizo, ni le cuestione jamás su juicio o su integridad. Acuérdese que él es el amo del hogar, en tanto que siempre se ejercerá su voluntad con justicia y honestidad.

Al final de la cena, recoja la mesa y lave la vajilla rápidamente

Si su marido le ofrece su ayuda, decline su oferta porque puede que se sienta obligado a repetirla después de una dura jornada de trabajo. No necesita trabajo extra. Anímelo a que se dedique a sus pasatiempos favoritos y a sus centros de interés, y muéstrese interesada sin dar la impresión de usurparle su territorio. Si usted misma tiene pequeños pasatiempos, asegúrese de no molestarlo con ellos, pues los centros de interés de las mujeres son insignificantes a comparación con aquellos de los hombres.

Al final de la tarde

Arregle la casa con el fin de que esté lista para la mañana siguiente, y piense en prepararle su desayuno con tiempo. El desayuno de su marido es esencial si debe enfrentar el mundo exterior con actitud positiva. Una vez que estén los dos retirados en la habitación, prepárese para meterse en la cama lo más pronto posible.

Sobre el cuidado femenino

Aunque el cuidado femenino es de gran importancia, su marido cansado no querrá hacer fila frente a la sala de baño, como la debió hacer para coger el tren. Asegúrese de estar a su mejor disposición para irse a dormir. Procure verse fresca sin ser provocadora. Si debe aplicarse crema para el rostro o rulos, espérese hasta que su marido se duerma, para no causarle un choque con semejante espectáculo.

Con respecto a las relaciones íntimas con su marido

Es importante acordarse de sus votos de matrimonio, en particular su obligación de obedecerle. Si él cree que necesita dormirse inmediatamente, que así sea. En todo caso, déjese guiar por los deseos de su marido y de ninguna manera lo presione para provocar o incitar una relación íntima.

Si su marido sugiere la relación íntima

Acéptela con toda humildad teniendo en cuenta que el placer del hombre es más importante que el de la mujer, mientras él llega al orgasmo, un pequeño gemido de su parte lo motivará y será del todo suficiente para indicar cualquier forma de placer que usted pudo haber tenido.

Si su marido sugiere alguna práctica menos corriente

Muéstrese obediente y resignada, pero indíquele su eventual falta de entusiasmo guardando silencio. Es probable que su marido se dormirá rápidamente, vístase, refrésquese, y aplíquese su crema de dormir y productos para el cuidado del cabello.

Ponga el despertador un poco antes

Con el fin de despertarse un poco antes que él por la mañana. Así podrá tenerle lista su tasa de té mientras él descansa un poco más. 
 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que quede claro que en 1960 las mujeres eran muuuy importantes si y solo si atendian a sus mugrosos esposos!!!

jugodemaracuya dijo...

No me jodan. Me he reído en forma.
El original debe haber sido encontrado en forma de pintura rupestre, me imagino.
¿Quién será el autor?
Que infierno esa vaina.
¿Dónde lo encontraste?

Saludos.

La Falsa Alicia dijo...

@ querida natalia anónima: pero si aún podemos utilizar el manual y conseguir esposo!!!!! deberíamos eso sí, leernos el manual completo, seguro tenemos todavía mucho por aprender.

@ jugodemaracuya: ni idea quien es el autor... lo encontré gracias a una amiga que lo publicó en su facebook, pero pues con lo asombroso que es, merece ser difundido. Es todo un tesoro.