23.5.11

T i m i n g

Y lo que uno no dice y debió decir. Y lo que ya jamás voy a decir, porque no puedo, porque ya no tiene sentido, porque ya lo olvidé. Y lo que digo en voz alta mientras pienso en otra cosa. Y sonrío y este asomo de felicidad tiene múltiples nombres. Un viaje, un descubrimiento, una puerta que se abre, un imaginario que alimenta los imposibles pero que no sabe a frustración sino a algo delicioso. Si, ese sabor de jugar con el “no será”. Y el será que se aproxima y da ansiedad.

Lo que uno no sabe y quiere saber. Lo que ya se intuye y uno decide ignorar premeditadamente no sin disfrutarlo antes. Lo que uno oculta y que puede responder tantas cosas, o solo una. Lo que no tiene sentido responder, lo que no tiene sentido preguntar. Lo que uno sabe que es mentira y aun así, decide creer.

Conversaciones de la nada. Amigos que hacen meses no se ven. Desconocidos con los que se conversaría un día entero. Afectos que sobreviven a las políticas de sometimiento. Las indiscreciones. Historias de amor a medias y mal contadas. Declaraciones públicas de “aún te extraño”. Y la premisa de que algunos corazones rotos volverán a unirse, tarde o temprano.

Y encariñarse en su justa medida. Y los que olvidan y vuelven a empezar. Y los ausentes que dejan su rastro, porque no quieren que los dejen de querer. Y los deseos absurdos con sus obsesiones pasajeras. Y por supuesto, los viajes que no saben donde terminan.

*porque me dieron ganas de escribir sin saber que escribir, oyendo esta canción......

4 comentarios:

Haceme un 14 dijo...

Bonita semblanza de nuestros días.

La Falsa Alicia dijo...

a veces es un poco circular el asunto, no?

chioglez dijo...

Algún parecido con mi realidad, definitivamente.

La Falsa Alicia dijo...

no estamos solos en esto.
es mas común de lo que creemos.