21.1.11

Amazonas (pt. 1)


El imaginario de viajar al Amazonas, de poder señalarse en un mapa de Colombia, viajar a ese punto de frontera con Brasil y Perú.  Volar durante muchos minutos sobre selva que parece inacabable, árboles y árboles, ríos como serpientes que atraviesan el verde, aterrizar en un aeropuerto pequeño, digno de una ciudad de 38 mil habitantes o algo así.  6 días, 3 de trabajo. 
Humedad y humedad, loros sicóticos que a las 5:30 de la tarde se reúnen en ciertos lugares a hacer una algarabía que aturde e impresiona, motos, taxis, moto-taxis….. 

Atravesar la frontera con Brasil para llegar a Tabatinga es solo cruzar una calle, no hay trámites, no hay paranoia, no hay letreros ostentosos que indiquen absolutamente nada, solo hay policías inofensivos de lado y lado, los nuestros que se ven un poco caricaturescos a comparación de los de Tabatinga, dos grandulones extremadamente armados, que valen como por 8 nuestros.  Llegar a la Casa Do Chocolate, que te persigan amablemente por todo el almacén cargando todos los dulces que vas a llevar…. Comprar chanclas entre una infinita posibilidad de colores y estilos… Comer en 3 fronteras, probar el pirarucú de muchas maneras, tomar caipirinhas por 4 mil pesos.  Encontrar montones de iglesias evangélicas.

Regresar a Leticia.  El trabajo nos permite conocer a indígenas de diferentes comunidades, oírlos hablar, conocer un poco su visión, su cultura.  Don Jitoma, un señor uitoto que se sienta en la palabra durante 2 horas y filosofa y filosofa sobre la vida con un orgullo de ser quien es.  Ir al otro día a una maloca, mambear con Don Gustavo y probar el rape (tabaco molido que se consume por la nariz), ir a conocer la chagra, caminar por la selva, ser víctima de los mosquitos, comer mas pirarucú, probar el cazabe, la fariña, comer piña desteñida pero dulce, mambear más.  Los ríos que aparecen por toda partes, mas humedad y la luz de la selva, que no puede capturarse en fotos.  Pájaros y mariposas, ejércitos de hormigas y todo lo que oculta el agua oscura del río.

Al otro día, dosel, que es como el límite de los árboles, en el Amazonas es de 35 metros.  Trepar hasta llegar ahí por cuerdas y arneses, descubrir si se le tienen miedo a las alturas, pasar por canopy entre los árboles para descender al final en 15 segundos.  Encontrar a menos de 2 metros ranas venenosas de colores hermosos, nidos de tarántulas y telarañas enormes y ver al gran caimán negro.

Y luego dejar Leticia rumbo a Puerto Nariño.  (y hasta aquí la primera parte).

5 comentarios:

enriquetita dijo...

pues si la primera parte fue tan chevere la segunda es mas bonita.. puerto nariño es un pueblito de cuento asi q esperare tu relato... todo el amazonas es hermoso!!

Ana dijo...

Waw! Qué chévere!!!

La Falsa Alicia dijo...

si enriqueta, esperemos que lo escriba rápido y no lo deje a medias.....

ana, si, estuvo muy bonito el viaje!

Haceme un 14 dijo...

Pues me llené de ansiedad leyendo esto, de curiosidad por vivir todas esas cosas así sea a este ritmo vertiginoso.

Debería publciar la segunda parte ... por mi parte procedo a averiguar tiquetes a Leticia.

Saludos.

La Falsa Alicia dijo...

Creo que quedó sin segunda parte.... dejé pasar mucho tiempo y perdí ese hilo medio frenético con el que venía contando todo!