1.3.06

La Falsa Alicia se defiende....

Si, seguí al conejito blanco, pero eso no quiere decir que he sido yo quien lo ha matado. Para mi, que ha sido suicidio. Si, lo admito, hubiera querido hacerlo yo y decirle al mundo que los conejos son peores que los cerdos (aunque esa es otra historia / otra teoría), pero el conejito blanco cuando no me conmovía se me escapaba. Así que cuando descubrí su cadáver, lo enterré donde nadie pudiera encontrarlo. A nadie le importa, en serio. La gente prefiere creer que el conejito blanco está en su madriguera esperando al tiempo, tan indefenso y apurado. La verdad siempre será el hoyo negro al que por lo general nadie quiere lanzarse. Pero he de decirlo, aunque sea en voz baja…. El dulce conejito siempre prefirió los cuchillos a las zanahorias.